GEZE-La Carrera por la vida de Ditzinger
Los trabajadores de GEZE reunieron 9000 euros para los enfermos de fibrosis quística
Aportación solemne de un cheque de donación

La Carrera por la vida de Ditzinger

El 27 de abril de 2008 con un espléndido tiempo primaveral corrieron 30 “corredores por la vida” de GEZE por una buena causa: la federación regional de Baden-Württemberg de la fibrosis quística S.R. (Der Landesverband Baden-Württemberg des Mukoviszidose e. V ) organizó la Carrera por la vida de Ditzinger por 10º año consecutivo a favor de los enfermos de fibrosis quística. El objetivo de esta carrera benéfica consistía en reunir donaciones para la asociación de fibrosis quística, destinadas al apoyo de proyectos para la mejora en la terapia de la fibrosis quística y su investigación, así como para el apoyo y la formación de médicos y fisioterapeutas y de centros de rehabilitación de afectados.

La colorida mezcla compuesta por los trabajadores y trabajadoras de GEZE corrió en total 450,5 kilómetros. Cada kilómetro corrido fue patrocinado con 20 euros de manera que se alcanzó a reunir una cantidad donada que superaba los 9.000 euros. En la salida se encontraban representantes de todos los departamentos, desde la dirección de la empresa hasta aprendices y antiguos empleados. Los trabajadores de GEZE viajaron incluso desde Hesse, Sarre y el Triángulo del Rin-Neckar. Tan coloridos como la mezcla de los trabajadores de GEZE fueron los corredores por la vida mismos: puesto que la Carrera por la vida es un espectáculo de footing y de caminata que da la posibilidad tanto a corredores profesionales como a los que lo hacen como hobby de correr entre las 8:30 y las 16 horas según su propia forma física y ritmo. Michael Rasimus, el organizador de la carrera en GEZE, corrió 50 kilómetros en tres etapas, el aprendiz Björn Schradi corrió fácilmente 24 kilómetros. Como “caminante por la vida” demostró gran resistencia Martina Martens quien caminó 17,5 km. Todos los demás trabajadores de GEZE unieron también la diversión con un buen fin con pequeñas etapas. Peter Vogel partió de la salida con refuerzo: Lukas, su hijo de 7 años logró hacer 10 kilómetros.

La atmósfera desenfadada de la carrera abierta en la que lo importante no era la velocidad, sino el número de kilómetros patrocinados, animará con seguridad el año que viene a más trabajadores y trabajadoras de GEZE a participar en la carrera por la vida y de paso sobre todo a conocer a otros y otras colegas de otros departamentos.

La fibrosis quística  (CF) es una enfermedad del metabolismo, incurable y congénita  con mayor incidencia en Centroeuropa. Los enfermos de fibrosis quística necesitan a diario y de manera intensiva fisioterapia, ejercicios respiratorios e inhalación y deben medicarse continuamente para combatir las infecciones. Con el cuidado más intensivo se llega hoy ya a una esperanza de vida que supera los 30 años.