GEZE - automatic sliding door drive, Airport, Barcelona
Econodrive EL-BO
GEZE - TSA 160, Airport, Barcelona
TSA 160
GEZE - sliding door drive Econodrive EL-FR, Airport, Madrid
Econodrive EL-FR
GEZE - sliding door drive Econodrive EL-FR, Airport, Madrid
Econodrive EL-FR

Distinguido con el "Oscar de la arquitectura".

Estudio de arquitectura: Richard Rogers Partnership

La ampliación del aeropuerto más grande e importante de España, “Madrid Barajas”, ha finalizado. Con la inauguración de la nueva terminal se han alcanzado las condiciones para una capacidad de hasta 70 millones de pasajeros anuales. Diseñado por el arquitecto español Antonio Lamela y su colega británico Richard Rogers, esta construcción ultramoderna de 120.000 metros cuadrados se encuentra entre las construcciones de aeropuertos más espectaculares que se hayan visto. Esta obra maestra arquitectónica fue premiada con el “Oscar de la arquitectura”, el premio Stirling 2006. El premio de la arquitectura más importante de Gran Bretaña fue otorgado en Londres a seis proyectos de construcción.

La terminal principal se reparte en tres plantas y el edificio completo se encuentra cubierto por un impresionante techo, sostenido por “árboles” de acero, cuya forma curvada recuerda a labios o alas. La sencilla gama de materiales, mucha luz diurna incidente y claridad espacial, proporcionan a la arquitectura un carácter directo que impresiona por su tamaño y funcionalidad. También el equipamiento técnico del check-in, el sistema de información y hasta el transporte de pasajeros y equipaje se corresponden con lo más moderno que se ofrece hoy en día a nivel mundial.

Los productos GEZE integrados seducen por la interacción de la funcionalidad y el diálogo discreto con la arquitectura. Cumplen con los elevados estándares de seguridad de un aeropuerto y destacan a su vez el diseño futurista y la modernidad del edificio. Las zonas de entrada equipadas con los automatismos de puertas correderas GEZE Econodrive EL-FR se adaptan a la imagen general y al color de los vestíbulos de entrada, ofrecen un elevado estándar de seguridad y sirven además como protección contra el viento.