Dornier Museum Friedrichshafen, fotografiert von Florian Holzherr
Museo Dornier en Friedrichshafen, fotografía de Florian Holzherr
Windfang des Haupteingangs: Automatische Halbrundschiebetür mit Antriebssystem GEZE Slimdrive SC mit nur 7 Zentimeter Antriebshöhe
Cancela del acceso principal: puerta corredera semicircular automática con sistema de accionamiento GEZE Slimdrive SC, de apenas 7 cm de altura
Puerta de emergencia de doble hoja en el frontal de cristal con el sistema de montaje de cierrapuertas GEZE TS 5000 L-ISM en toda su superficie

La más moderna tecnología de puertas y seguridad en armonía con la arquitectura

Con el nuevo Museo Dornier de Friedrichshafen, ubicado en un parque paisajístico de 25.000 m² cerca del Aeropuerto Bodensee, se abrió al público una fascinante exposición de más de cien años de historia de la navegación aérea y aeroespacial y se le hizo un aporte impresionante a la arquitectura de museos. El estudio muniqués Allmann Sattler Wappner Architekten logró interpretar la temática “vuelo y espacio” de manera sumamente sutil.

En 3.000 metros cuadrados de superficie de exposición con impresionantes objetos expuestos se narra la historia de la empresa Dornier en su camino desde los inicios en la fabricación de aviones hasta convertirse en una corporación tecnológica sumamente diversificada. Así, el pasado de la navegación aérea y aeroespacial se clarifica en su contexto histórico. La planta del museo en forma de hangar simboliza un ramal de la pista de aterrizaje del aeropuerto de Friedrichshafen y le confiere un marco auténtico al legado de Dornier. La arquitectura cumple con dos requisitos muy diferentes de la exposición: por un lado, el hangar ofrece suficiente espacio para los numerosos objetos originales en exposición; por otro lado, la “caja del museo”, que parece flotar por encima del vestíbulo, constituye el corazón de la misma. Aquí se toma conciencia de esta rica colección que vincula el nombre de Dornier desde hace más de un siglo a la historia de la navegación aeroespacial.

Contribuyó a subrayar la arquitectura de esta exigente obra la tecnología más moderna para puertas y seguridad de GEZE. Comenzando por la cancela de la entrada principal: el diseño de la puerta corredera automática semicircular armoniza con sus movidas líneas y vincula la perfección arquitectónica con la más alta funcionalidad. El sistema curvado de la puerta se mueve con el potente automatismo Slimdrive SC. El diseño determina la técnica: la unidad motriz Slimdrive, completamente prefabricada, apenas tiene siete centímetros de alto, algo único en el mercado. De este modo, el Slimdrive se puede montar en las construcciones de muro cortina curvadas de manera imperceptible. El delicado diseño del Slimdrive realza la harmonía en la técnica de la instalación de la puerta cancela sin interrupción óptica: la puerta interior de la cancela esta compuesto por una puerta corredera lineal de dos hojas con automatismo Slimdrive SL. El potente automatismo, también en “tamaño de 7 cm”, se integra de manera imperceptible en la fachada de vidrio.

Es imprescindible contar con sistemas de prevención de incendios en un museo como éste, lleno de tesoros irrecuperables, y pensando también en la seguridad de las personas. La familia de cierrapuertas TS 5000 une la seguridad con la funcionalidad en una línea de diseño completa.

Las puertas exteriores de dos hojas en la fachada de vidrio del edificio fueron equipadas con sistemas de cierrapuertas aéreos del tipo TS 5000 L-ISM. La regulación de la secuencia de cierre, integrada de manera invisible en la delicada guía deslizante, garantiza que ambas hojas de puerta puedan cerrar sin problemas de manera controlada después del franqueo, por ejemplo, de personas que escapan del edificio. De este modo, la puerta puede cumplir su función de vía de salida de emergencia desde el principio. Con el montaje en el lado opuesto a las bisagras, la valiosa tecnología de puertas queda protegida en el lado interior de estas puertas de salida de emergencia que abren hacia fuera.

Las puertas cortafuego y cortahumo en las zonas interiores del museo fueron dotadas de cierrapuertas aéreos del tipo TS 5000 R con retención electromecánica. La retención de ajuste continuo permite ángulos de abertura de las puertas entre 80° y 130°. La posición de retención es sobrepasable y garantiza la apertura máxima posible de la hoja en caso de peligro. Esta funcionalidad está integrada en la guía deslizante, del mismo modo que el detector de humo, que activa en caso de incendio el cierre automático de la puerta. Los sensores de humo visibles, un obstáculo en el diseño de la sala, se pueden evitar de este modo. En total se utilizaron casi veinte cierrapuertas de la consagrada serie GEZE TS 5000.

La obra nueva del museo es un ejemplo formidable de cómo la fuerza simbólica que irradia  este lugar tan particular de la historia de la aeronavegación puede experimentarse envuelto en la arquitectura más moderna, confiere una incomparable identidad al nombre Dornier.